La situación de inferioridad de la mujer en diferentes ámbitos es injusta e intolerable. Por eso consideramos que es indispensable y urgente que todos unamos esfuerzos y asumamos como objetivo global visibilizar y luchar contra discriminaciones sociales, políticas, económicas y jurídicas que afectan tanto a la mujer como a otros colectivos.

Cocoro nació bajo este ideal feminista, dando forma a un producto revolucionario, las braguitas menstruales, pensado para que las mujeres podamos vivir cómodamente con nuestro cuerpo, tal y como es, y cada día. Y nació también con el convencimiento de que todas las personas que configuramos la empresa tenemos que poder trabajar en un entorno de trabajo profesional, cuidadoso y amable. Con conciliación familiar, pero no solo esto. También con espacio para opinar, para aportar, para sentirnos parte del grupo.

Tenemos claro que todos los cuerpos 
son bonitos y merecen reconocimiento y cura.

Por eso hay una gran variedad de diseños Cocoro y hasta un total de 8 tallas. Procuramos trabajar con diferentes modelos, y las fotos muestran personas reales: ni retocamos, ni resaltamos, ni escondemos nada. Nos gusta que todo el mundo se sienta a gusto tal como es. Y para sentirnos cómodas con nuestro cuerpo, debemos poder hablar de ello. Sin complejos.

Desde Cocoro contribuimos a acabar con la desinformación sobre la menstruación que se ha ido perpetuando generación tras generación. Hablamos de la regla, de la primera y de la última, y de lo que nos pasa antes, durante y después. Y no todo es menstruar: hablamos también de flujo vaginal o las leves pérdidas de orina. Hablamos del cuerpo, hablamos de las personas.

Feminismo es teoría y es acción.
Es alianza.

Por eso, colaboramos con Fundaciones y Asociaciones que nos resultan relevantes para mejorar la situación de mujeres de aquí y de cualquier parte del mundo.

- La Fundación Ared de Barcelona, que trabaja para la integración socio-laboral de personas en riesgo de exclusión, mayoritariamente mujeres procedentes de centros penitenciarios y de servicios sociales.

- La Fundación Guné de Barcelona, entidad de cooperación internacional que trabaja en la lucha contra la pobreza menstrual.

- Gala Endodance, que recauda fondos para la investigación de la endometriosis, una enfermedad crónica que afecta al 15% de las mujeres, que no tiene cura ni tratamiento específico y que tarda una media de 9 años en diagnosticarse.

Nos hace especial ilusión el Premio Power, Together Award, otorgado por el Reykjavik Global Forum of Women Leaders (2019), que reconoce aquellas iniciativas que fomentan empoderar a la mujer, acabar con la pobreza asociada a la menstruación, romper prejuicios e impulsar un cambio.

Por cierto, nosotras estamos convencidas de que no hay feminismo sin sostenibilidad. ¿Qué opináis?

#CambiemosLasReglas


Newsletter

Suscríbete y recibe un5% de descuento de bienvenida